Tuvimos dos semanas increíbles:

Hablar hasta caer dormidos,

Salir de tu casa de madrugada,

Subir un volcán sin preparar la maleta,

crudo, sin dormir,

todo por estar contigo la noche anterior a mi subida,

Tus gatos me aceptaron al segundo día,

Tus amigas me recibieron como parroquiano habitual en tu casa,

Perdimos tu celular,

lo recuperamos,

Recorrimos la ciudad en busca de cervezas,

cigarros y una dirección erronea,

Fuimos a ver a tu mejor amiga a emergencias

de madrugada

mientras usabas lentes oscuros graduados

porque tus lentes habituales estaban perdidos

Contigo el silencio era incómodo,

pero al mismo tiempo no lo era.

Nunca me había cansado tanto antes de ir a trabajar,

por alguna razón estar contigo me agotaba

Nunca había tomado tanto como contigo

(o más bien, tan seguido),

Nunca había fumado tanto como contigo

 

Salir de mi casa y verte

en tu coche,

estacionada,

peleando por el trabajo,

estará por siempre en mi mente

 

Ahora como pizza en mi sala

mientras ignoras mis menajes,

sí, la pizza que me compraste

 

Aún no sé si volverás,

sólo quiero sacarte un rato de mi mente

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: