Actualización.

Ya llevo quince días en el departamento con la roomie.

Diagnóstico: So far, so good.

Estoy tomando café y esperando a que me entreguen mi cama, mientras ella se prepara para irse de fiesta.

Para mí esta sigue siendo más su casa que mía. Sí, pago la mitad de los gastos, pero pasa más tiempo aquí, los muebles son suyos y los gatos no paran de verme a los ojos todo el tiempo.

Esta última situación me abruma un poco. Yo siempre he sido a dog person y la forma de lidiar con un perro es muy diferente de como lidias con un gato. Aunque cuando la inchi se rescuesta en mi regazo parece que las cosas van bien.

Seguiré informando.

Anuncios
  1. Si se recuesta en tu regazo es que ya te ha aceptado. A mí me costó un año que los gatos de mi chico me dejaran de mirar mal y ahora me aman con locura.

    Celebro que vaya bien 🙂

    PD: Hay una página web para los jóvenes recién emancipados que se llama sinmimadre.com y te recomiendo mucho 🙂

    • La gata -Inchi, que es la más agresiva de los gatos con los que vivo-, ya me acepta desde hace unos días y se recuesta sobre mí y me ronronea pidiendo comida. Vamos bien. 🙂

      Revisaré la página a ver qué me encuentro. Gracias, matemática.

  2. Para que una casa la sientas tuya, lo principal es que puedas ir al baño a oscuras sin tropezar con los muebles.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: