Después de estar inmerso en un ambiente académico (universitario) durante 10 años, donde el título que posees lo representa todo, es muy extraño trabajar en un lugar donde ni mi jefe, ni el jefe de mi jefe, escriben su grado académico antes de su nombre en los correos oficiales.

No existe esa necesidad imperativa de llamar ingeniero, licenciado o maestro a los demás… mucho menos doctor (en primera, dudo que haya uno).

Es muy extraño… (para mí)

Cuando me dieron mi cuenta oficial de correo y tuve que personalizar mi firma, estuve pensando un buen rato si poner el Ing. antes de mi nombre…

Decidí no hacerlo.

Ahora soy —en realidad— Sólo Héctor… y no hay día que pase sin que me pregunte si algún día volveré a la academia.

Anuncios
  1. Aquí ya sabes que no hay costumbre de poner el título académico. Solo hay quien lo pone en las esquelas mortuorias, pero más la profesión que el título.

  2. Bueno, lo que yo estoy viendo es que sólo los doctores lo ponen. En mi empresa hay un par.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: